lunes, 2 de agosto de 2010

El Greco en el VIII Encuentro de Música Judeoespañola


El Greco en el VIII Encuentro de Música Judeoespañola

Variadas son las imágenes con que el Departamento de Gráfica de Estadio Español de Las Condes ha ilustrado los Encuentros de Música Judeoespañola desde sus inicios en 1999, y entre ellas se cuentan las de diversas juderías y sinagogas de España.

No obstante, la imagen elegida para la octava versión 2010 es una obra de El Greco titulada Vista de Toledo, que se conserva en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Pintada al óleo sobre tela poco antes de su muerte, representa a la ciudad en un estilo propio más bien del arte psicodélico, surgido sólo tres siglos después.

El Greco no era judío ni conoció a judíos en Toledo, tal vez sí algunos conversos, expulsados los primeros de la península hacía ya un siglo. Ni siquiera figuran los segundos entre sus clientes para retratarse como personajes de la sociedad toledana. ¿Cuál es, entonces, el argumento para iluminar un evento de contenido judío con una pintura que no lo refleja?

Podría decirse que el arte es universal y no reconoce fronteras, y que el cuadro es bello y revela al menos el escenario de un pasado judío, aunque no lo explicite. No satisface del todo el razonamiento, por lo que es necesario revelar que la decisión surgió de un análisis detenido de los colores escogidos por el artista para configurar su particular visión de Toledo.

De lo que no puede dudarse es de que El Greco fue consciente de los elementos que habían forjado el carácter de la ciudad en épocas de convivencia, y no resulta peregrino entonces, tener en cuenta que en el lienzo referido empleó sólo cuatro tonalidades básicas: el negro, que representa a la monarquía imperial; el plateado, a la nobleza toledana; el verde, al islam; y el oro, al judaísmo español.

Y de resultas, da la casualidad que el edificio que hoy alberga el Museo de El Greco, emplazado en la vieja judería entre dos de las sinagogas que de diez aún se conservan, fue el antiguo palacio de Shmuel Haleví.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada