lunes, 6 de septiembre de 2010

¡El perro judío!

Dicen que las letras de las rondas infantiles llevan mensajes subliminales destinados a influir negativamente en la mente de los niños. La de El perro judío no es de esas, pues su mensaje es evidente
Ronda infantil
 
 
Para jugarla se asigna a dos niños los papeles de perseguidor y perseguido, y todos se disponen en ronda cantando: ¿Cuántos panes hay en el horno? ¡Veintiún quemados! ¿Quién los quemó? ¡El perro judío! ¡Arráncate perro que allá voy yo! ¡Mátalo, mátalo por atrevido! (*) Si el niño perseguido es atrapado queda eliminado del juego, y si no, se invierten los papeles hasta acabar la ronda.
 
 
Canis lupus, ni judío, ni cristiano, ni musulmán
 
 
 Aparte de la condenable aplicación a personas del sentido peyorativo del término perro –palabra de etimología desconocida en la lengua castellana por lo demás-, ¿de dónde viene ese significado insultante? La respuesta se encuentra en las tres religiones monoteístas que “convivieron” en España, para las cuales el perro era un animal impuro.

 
Literatura sobre las tres religiones en España

Así el judío Abraham ibn Ezra llamó perros en sus poemas a los musulmanes que destruyeron las aljamas andaluzas; otro tanto hizo el musulmán Al Maqqari contra los cristianos en su relato de la batalla de Covadonga, y para qué decir cómo trató a los judíos el “seráfico” fray Francisco de Torrejoncillo en su Centinela contra judíos, por citar sólo tres ejemplos. Los judíos siempre llevaron las de perder en estas invectivas seudo teológicas.


Caricaturización de las religiones monoteístas
 
Se equivocaría, no obstante, quien sacara como conclusión que España ha sido un país especialmente intolerante, sin fijarse que los hechos evocados corresponden a la práctica de un fenómeno religioso que es transversal a toda la humanidad. Lo particular fue que en España coexistieron, mal que bien, tres expresiones de este tipo que eran excluyentes entre sí por naturaleza, paradigma que no se ha vuelto a repetir en la historia global.


 
(*) Hay otra versión que reemplaza la palabra judío por soldado, y el último verso por que se queme, que se queme, que se queme bien quemado.


23 comentarios:

  1. "¿Cuántos panes hay en el horno?. Veintiún quemados. ¿Quién los quemó?. El perro judío. Atrácale fuego que allá voy yo, eso te pasa por aturdido, perro judío" Juego de ronda muy popular en los años 50 en nuestro país, enseñado y dirigido por los profesores de nuestras escuelas.

    ResponderEliminar
  2. A pesar del alto porcentaje de mestizaje que tiene el país, la discriminación ha sido un fenómeno que surge algunas veces. El mundo judío lo ha sufrido, en distintos sectores sociales, y llegó a ser considerable a mediados del siglo pasado. Esta ronda infantil fue muy común en la década del 50, se mantuvo en el campo chileno hasta los años 60–70. Hoy en día prácticamente ha desaparecido.

    ResponderEliminar
  3. La verdad que aún podemos ver niños jugando esta ronda, especialmente por allá por la zona sur de Chile (curioso ¿no?, considerando que en el sur vive mucho alemán)

    ResponderEliminar
  4. pensemos en sus implicancias, donde los niños asumen la condición de "perro", o de bajeza a una determinada religión que, nos guste o no, están en todo su derecho de creer lo que se les venga en gana

    ResponderEliminar
  5. Si, pueden creer lo que se les venga en gana; sin embargo estamos los adultos para guìar y enseñar las responsabilidades, normas, actitudes de comportamiento, respeto por lo distinto, aunque no estè de acuerdo con alguna costumbre cultural, religiosa o etnica

    ResponderEliminar
  6. Me parece denigrante esa expresión de :"perro judío", sobre todo en los tiempos que corren tan igualitarios todos ,tan por los derechos religiosos y en definitiva, universales, que se escuchen, a profesores, a psicólogos(lo recalco por experiencia) esa revulsiva, intolerante y despectiva expresión. Indago, profundamente por que se elimine del lenguaje común, reincido lo de "común", marcas, que en pleno siglo XXI deberían haber desaparecido del vocabulario a modo de frase hecha.

    ResponderEliminar
  7. Carlos Hernán Del Castillo D.30 de junio de 2011, 1:56

    Hoy día en el siglo XXI, debemos tomar la palabra •PERRO•como un animal doméstico, inteligente y extremadamente fiel, criatura creada por el ETERNO, para acompañar al hombre que en muchos casos es irracional, pero cuando se le agrede aparece su furia por la sobre vivencia, como sucede con nuestros hermanos en Israel, recuerden que nuestro pueblo fue el elegido por siempre. Demostremos con inteligencia lo contrario.

    ResponderEliminar
  8. También es interesante la insignificancia que puede tener el lenguaje en seres menos estratificados (menos difenrenciados funcionalmente)como los niños. Lo jugué y puedo jurar que colectivamente nos imaginábamos un quiltro simpático de esos que medraban en nuestras calles y patios poblacionales. Puro uso del lenguaje, sin fondo. Bonito que el judaismo fuera puesto en ese lugar con tan mala intención, pero con tan distinto resultado. El judaismo que además no cesa de macerar interpretaciones para los actos de habla. El judaismo es imprescindible para libertad. El estado terrorista de Israel oculta completamente este horizonte.

    ResponderEliminar
  9. Malditos sean Perros Judios asesinos de Jesucristo ladrones escoria FUERA DE CHILE!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jesus no murió... creyente imbecil

      Eliminar
    2. Jesús era judío!! Ignorante!!

      Eliminar
    3. Igual que krosty el payaso

      Eliminar
  10. pero asi no se jugaba, no era exactamente una ronda sino una hilera tomada de la mano que se iba anudando a medida que la primera persona iba llevando en trencito al resto a traves de los mismo participantes, es medio enredado de explicar.
    Pero no era como lo señalan, nadie salía del juego, ni perdia, ni tenia que arrancar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se ponían 2 niños , unos de un lado y al frente otro, haciendo como un túnel entre los dos... luego mientras cantaban pasaban por el túnel los otros y cuando paraban de cantar los del "horno" los dos niños, atrapaban a uno y se iba poniendo detrás, hasta formar una fila...o ese es otro juego??

      Eliminar
  11. oyee yo lo jugaba cuando niño, pero en mi inocencia nunca le encontré nada malo, de hecho no creo haber sabido que era ser judío, fue hasta muy grande luego de haber entendido el problema de occidente con el pueblo judío mediante la segunda guerra mundial,que caí en cuenta lo discriminatoria que podia serla letra.

    ResponderEliminar
  12. Increible lo crueles y torcidas que eran los juegos y canciones infantiles de otrora. Y no sólo con esta canción. La ronda "Alicia va en el coche", por ejemplo, habla de una mujer muerta rumbo al cementerio. Al menos, el mundo está cambiando.

    ResponderEliminar
  13. Adulta, una vez cantando naturalmente, me dí cuenta lo que cantaba era horroroso.- Comencé a entender lo que me enseñaban en la escuela. Era simplemente una canción antisemita.

    ResponderEliminar
  14. Comparto el comentario sobre este canto infantil judeofobo "Pan quemado", que apareció en "Fabulas y Reflejos - Canciones "Infantiles": ----"... Si alguien me dice que ésta canción no es una oda al nazismo, le recomendaré un análisis exhaustivo, ya que a todas luces es una canción nazista. La relación es más que obvia "horno-judío". Y el trencito que hacen los niños, probablemente sea reminiscencia del tren que llevaba a los judíos a los campos de concentración nazis. Y los 21 quemados probablemente no sean panes de trigo, no es una rica y crujiente marraqueta, sino un judío, una persona, quemada en el horno durante el holocausto en la II Guerra Mundial. Y los "panes" son de jabón (a los judíos los hacían jabones, botones, u otras cosas). Y el "perro judío" no es aquel noble can amigo del hombre que en este caso sea extranjero, sino simplemente una persona que es tratada como un perro, y encima judío. Tal cual eran tratados los judíos por los nazis. Y encima de todo, la canción justifica aquello, ya que el perro judío debe sufrir las consecuencias por ser "aturdío", o sea es su culpa! Terrible!!
    Yo ahora me pregunto, cómo nuestros padres no se daban cuenta de lo que cantaban para nosotros? Si hay cosas tan evidentes!! Esas canciones hoy las ponemos a analizar y las toma un psicólogo infantil o un psicopedagogo, esos personajes nefastos para todo niño e incluso para nuestra educación y formación escolar, y seguro las prohibirían. Pero nosotros aguantamos estoicamente esa invasión de tragedias y desventuras, de muertes y de sangrientos relatos, y no somos tan jodidos del mate como los de hoy lo son. Pese a toda esta mensajería subliminal, y en otras ocasiones bastante directa, salimos bastante normales, digámoslo así. Me imagino qué pasaría si esas canciones se las cantáramos, o hubiésemos cantado, a cabros como el Cizarro, a los pokemones, a los flaytes de hoy en día, seguramente viviríamos en un mundo peor que este..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La canción data de 1492 en donde el partido nacional socialista alemán no tenía intenciones de existir. De hecho es una canción de origen español como casi todas las rondas que conocemos... Interpretaciones con falta de información...

      Eliminar
  15. El perro judio, lo jugaba cuando niño y no entendia eso de que un perro quemara los panes del horno, lo de judio era el nombre del perro o una palabra sin sentido que era parte del verso. No creo que esta ronda haya formado a algun antisemita

    ResponderEliminar
  16. Es como las canciones que enseñan a los niños israelitas contra los arabes

    ResponderEliminar
  17. Que manera de expresar ideas provenientes de medios de comunicación masivos controlados por la judería. Todos estos comentarios son el resultado de la ingeniería del pensamiento que están aplicando en la sociedad. Degradación del ser humano, insensibilidad, tolerancia a prácticas degenerativas, música, tv, grupos económicos, etc. Hay que entrar a averiguar si realmente las "cámaras de gas" eran un medio de "exterminio masivo" y dejar de creerse películas Hollywoodenses ya que como pocos imaginan la industria del entretenimiento "Hollywood" es casi completamente controlada por la judería xd! Este es el problema del mestizaje, no hay carácter, fácil de someter, no cuestiona, el esclavo perfecto. El judío y sus ideas locas de conquistar el mundo

    ResponderEliminar